Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp

Reflexión sobre tu autovaloración (y la mía)

Llevo mucho tiempo sin escribir, y la maternidad + la pandemia me convencieron que lo mejor para llegar a ti es el formato audio, ya que el tiempo pareciera escurrir como agua entre los dedos.

En este Audio episodio del Divino Coctel, te cuento sobre mis conclusiones sobre el amor propio, un concepto que ya me parece trillado, manoseado y ultra utilizado.

Ojo: Me parece que todxs deberíamos apuntar hacia allá. Lo que me pasa es que me he preguntado ¿Qué es realmente el amor propio? ¿Cómo se siente? ¿Qué onda las recetas de los gurúes y de miles de sitios que puedes googlear?

Bueno, un tema fundamental para mí es aprender a poner límites. Uno de los items que he pensado dentro del amor propio, que he decidido llamarle autovaloración, que he llegado a pensar es que si bien todas las acciones que una hace, es fundamental aprender a habitarte, y eso se hace con sentirte, conocerte.

Te dejo con este audio de reflexión, que salió sin libreto y que te comparto. Me encantaría tener tu feedback y qué piensas sobre este tema. Porfa, déjame un mensaje debajo de audio.

Va con mucho Love.

Catalina

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp

One Comment

  1. Mane
    18 octubre, 2020 at 13:05

    Gracias Cata! Que poderoso audio y autovalorarse…😊

    1. Catalina
      19 octubre, 2020 at 20:37

      Gracias Mane, un abrazo!

  2. 19 octubre, 2020 at 10:37

    Domingo, mi hijo de 7 años, estaba muy preocupado porque creía que no recordaba cómo tirarse piqueros. Yo justo estaba escribiendo en mi diario cuando le dije «Domi, tu cuerpo sabe cómo tirarse piqueros». Solo hazlo.
    Yo sé muy bien qué es la memoria muscular. La mente cree que no recuerda, pero empiezas a bailar y ahí está, la coreografía grabada en un disco al que no puedes acceder conscientemente, sino AL MOVERTE. Y entonces entendí, que mi cuerpo sabe cómo ser amado, sabe lo que se siente la seguridad y la confianza… y empecé a MOVERME así (sin mente) solo con cuerpo. Creo que tiene mucho que ver con lo que hablas del «habitarse», al menos esto fue lo que entendí. Divinas sincronías. Abrazo bella! Gracias por tus aportes.

    1. Catalina
      19 octubre, 2020 at 20:37

      Que potente lo que dices del movimiento, estoy muy de acuerdo. Tomar tu lugar en el mundo a través de tu cuerpo como vehículo y el movimiento que tiene es realmente estar en una misma, habitarse. Muchas gracias Mar!

  3. Barbra
    21 octubre, 2020 at 08:21

    felicidades por retomar este blog para escuchar tan profundos cuestionamientos, nos ayuda muchísimo

    1. Catalina
      23 octubre, 2020 at 20:19

      Barbra!! Que rico leerte, muchas gracias a ti por estar acá y escuchar. Un besote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *