Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp

5 maneras de empoderarte desde el amor propio

El amor genuino es la fuerza más poderosa que existe en el universo.

La relación amorosa más importante que vas a tener en tu vida, es contigo, aunque quizás estás pensando en tu pareja o en tus hijos. O si eres un corazón solitario quizás piensas «eso nunca me pasará». Farrrso, farrrso, farrrso.

De partida, los resultados para afuera los tienes que trabajar en tu interior. Por lo tanto, si quieres tener resultados extraordinarios en tu vida, tienes que partir por quererte más y respetarte profundamente.

Cada cura con su locura dicen por ahí, y es cierto que cada persona tiene una herida original propia, ya sea rechazo, abandono, humillación, traición o injusticia según Lise Borbeau. Esta herida genera realidad a través de tu conducta (respaldada por tus pensamientos y emociones) y refuerza tu sistema de creencias. Sí, ese que tienes que resetear para vivir la vida plena que quieres.

Por distintos motivos aprendiste a quererte poco, a criticarte, a sentirte poco dign@ de dinero, éxito, amor de pareja o lo que sea. Tu historia de vida te muestra las experiencias y personas perfectas para trabajar esa herida original, porque las experiencias que vas teniendo confirman estas creencias.

Esto es bastante remecedor, porque te pone como protagonista de tu historia. Entonces el pololo no era tan malo, la ex señora no era tan bruja, ese jefe tuyo no era tan déspota. Etc. Las personas que conoces en el camino son perfectas para el aprendizaje que necesitas hacer.

Puedes creerme o no, pero la vida es muy sabia. Si no le hiciste caso a la primera, a la segunda, a la tercera… a la cuarta la experiencia viene peor. O la percepción tuya de esa experiencia es peor.

Personalmente lo he vivido en hartos ámbitos, pero te puedo comentar uno que es más cercano: el trabajo. Soy millenial de las mayorcitas, y he tenido muchos. Tuve varios personajes de jefes y muchos eran «malos jefes» a mí parecer. Los evadía y evadía hasta que en un trabajo en 2014 me tuve que enfrentar con todos mis monstruos internos y literalmente pelear por mis derechos de mujer embarazada con mis dos jefes de ese momento.

Mi herida original me generó un tema con la autoridad, y por ello seguramente terminé haciéndole coaching a gerentes y jefes de equipo. Cagada de miedo al principio, pero lo hice igual. Son esas experiencias que te reconcilian con la vida, cuando eres capaz de hacer un»vuelo de pájaro» y mirar estratégicamente por encima de lo que está pasando.

Siempre tienes la oportunidad de darle vuelta a la tortilla. SIEMPRE. Mira esa área de tu vida donde no estás content@ y fíjate qué crees sobre la vida y tus posibilidades en esa área específica.

Todo esto por supuesto está relacionado con la falta de amor propio. Donde hay miedo, resultados pobres, insatisfacción, hay ausencia de amor. Y por eso es que el amor es tan bacán, porque lo repara todo. Y no, no soy ingenua.

All you need is love como motor para hacer las cosas que te hacen crecer y prosperar.

Donde hay amor para hacer crecer una idea hay muchos más recursos que donde hay miedo. El amor no te paga las cuentas pero sí es parte de la ecuación para ser feliz y prósper@, lo que sin duda sí te ayuda a pagar tranquilamente las cuentas.

¿Cómo ver la falta de amor propio?

Está en tu relación contigo: cómo te alimentas, cómo cuidas tu salud, cómo decides verte, las metas que te propones, cuantas horas de sueño te permites.

Está en tus creencias: ¿Qué mundo es posible para ti?

Está en tu relación con el dinero: cómo valoras tu tiempo, cómo lo gastas, cuánto crees que puedes gastar.

Está en tus relaciones de pareja: ¿se repiten patrones? ¿son «tod@s» mal@s? ¿O hiciste tú una elección pobre por tus propias carencias afectivas?

Está en tus resultados: ¿Tienes consciencia de que los resultados tienen que ver con la calidad de decisiones que tomas?

La primera vez que entendí que todo lo que ocurría en mi vida tenía que ver con el amor a mí misma, o la falta del mismo, me explotó la cabeza. ¿Pero cómo podía ser? Esto me ponía en el centro de mi vida, sin la posibilidad de culpar a nadie porque me iba mal en ciertas áreas.

Me puse a observar mi entorno y a observarme. Empecé a analizar las creencias fundamentales detrás de cada decisión que tomaba y comencé a sondear. Los resultados eran evidentes: En general había algún tipo de inseguridad detrás de las decisiones que hacía que los resultados fueran pobres. La inseguridad es falta de amor.

Una especie de programación también para seguir repitiendo los mismos resultados, confirmando las creencias que rigen la vida, para tener los mismos resultados una y otra vez.

Porque sí mi querida amiga y amigo:

Eres responsable de las parejas que elijes

Eres responsable de poner límites en tu vida para recibir buenos tratos

Eres responsable de cambiar tu vida

Eres responsable de los pensamientos que tienes, de las emociones que emanan de ellos

Eres responsable de la información con que alimentas tu mente

Eres responsable de mantenerte en un estado físico determinado a través de tu alimentación y actividad física

En fin, eres responsable de los resultados en tu vida.

¿Cómo me empodero desde el amor propio?

1. Mejores decisiones = más amor propio.

Toma consciencia de que la calidad de tus decisiones determinan tus resultados.  Para tomar mejores decisiones, es necesario subordinar tus emociones a tus valores. Un ejemplo absurdo y común: «No quiero trabajar (emoción), pero la libertad que me trae este trabajo (valor) hace que me levante cada día con la mejor actitud.» o «Quiero tener una pareja (emoción) pero en este momento la soledad me está permitiendo un autoconocimiento y claridad de lo que realmente quiero hacer en mi vida (valor), por lo que aplico mi voluntad para seguir cultivando ese espacio».

2. Cuida tu cuerpo:

La alimentación son bits de información que metes en tu cuerpo. En el verano hice un experimento crudivegano y me di cuenta que efectivamente la calidad del alimento en cuanto a nutrientes y nivel de procesamiento industrial  genera una respuesta diferente en el cuerpo, desde la CALIDAD DE TUS PENSAMIENTOS hasta el nivel de energía que tiene el cuerpo. De hecho, consumir alimentos vivos no cocidos, ayuda muchísimo a no tener pensamientos y emociones violentas. Esto no es una cruzada proveganismo, de hecho soy omnívora. Sin embargo hago la invitación a fijarte en el nivel de procesamiento industrial de lo qué estás comiendo, ya que incide directamente en tu físico, tu desempeño y tu salud emocional.

3. Fíjate en tus creencias y emociones predominantes:

Este tema es una pasión para mí, ya que el pensamiento y la emoción que están muy ligados, determinan la biología de tu cuerpo. Las personas nos regimos por un sistema de creencia que nos catapulta al éxito en algunas áreas y que nos hunde en el lodo en otras. Fíjate en qué crees respecto a ciertas áreas donde no te ha ido muy bien. ¿Qué respalda esa creencia? ¿Es eso realmente así? ¿Según quien es así?

La vida es más compleja que decir que «todos los hombres son iguales» o que «todas las mujeres son manipuladoras» o que «hay que ser muy mala persona para tener dinero». Evitar las generalizaciones, los siempre y los nunca nos ayudan a desafiar las creencias. Es hora de cambiar tu historia y esa historia tiene que ver con los cuentos que te cuentas.

4. Ten tu salud física al día

Lo sé, super trillado decírtelo, peor lo haré igual: TU CUERPO ES TU TEMPLO y si no lo cuidas, nadie más lo hará. ¿Cuántas veces dejaste de ir al médico por cumplir con tu trabajo, cuantas veces te privaste del gozo del abrazo de un hijo por cumplir con un deadline, cuantas veces dejaste para mañana una salida a trotar por cumplir con el deber ser?

Eso se acaba acá. Cuídate, ten tus chequeos físicos al día, no te lleves sorpresas innecesarias. Toma acción en tu autocuidado.

5. Regálate una hora diaria para ti.

Adultos estresados con miles de deberes diarios. ¿En qué momento te dedicas a ti? Es super revolucionario volver al amor propio (mal entendido como egoísmo en nuestra sociedad), porque dime como vas a poder con todos los deberes si no te haces un momento para ti? Esto es lo que consume todas las relaciones interpersonales y genera toxicidades como la manipulación y la expectativa. Ud sea «egoísta» y bloquee una hora para su autocuidado, llámese ejercicio, lectura, meditación etc.

¿Qué hago yo? Me levanto a las 5 am y leo un rato. Luego hago yoga con una app que tengo en el teléfono. Después pienso un rato en algunas cosas y las anoto. Siempre se puede. Saca una hora de tu día para ti.

¡Quiero saber qué piensas de esto!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp

One Comment

  1. Valentina
    9 mayo, 2019 at 09:59

    Me hace tanto sentido tus palabras Cata. Y como que aparecen en un momento preciso de mi vida en donde han aparecido varios «sucesos» que me llevan mucho al couching que me hiciste hace unos años. Y que importante, gratificante y muchas veces doloroso, es trabajarse a uno mismo. Gracias por tus post.
    Un abrazote.

    1. Catalina
      10 mayo, 2019 at 08:24

      Linda, tu comentario me tocó una fibra sensible, me emocioné. Mira esos «sucesos», están al servicio para transformarte. Tienes toda la razón. Es importante, gratificante tú eres tu mejor recurso. Y muchas veces duele porque significa dejar creencias atrás, cambia tu estructura de valores y con eso también cambia la gente que está contigo… y la que no.

      Un abrazo grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *